A SEIS AÑOS DE LA PARTIDA FISICA DEL COMPAÑERO NESTOR KIRCHNER

nestor

00:00 horas 27-10-2016 (PRENSA DARIO GOLIA) CHACABUCO. Por Dr. Rubén Darío Golía: La política dejó en los últimos años de ser la palabra acartonada entendida en el mundo de los adultos para ser una herramienta con la que también los jóvenes piensan su realidad desde los centros de estudiantes, las organizaciones barriales y comunitarias, y los mismos partidos políticos. La democracia fue profundizada incluyendo actores que nos interpelaron con nuevas formas de ver el mundo. Porque si hay algo que hemos recuperado durante los últimos años es la posibilidad de constituirnos políticamente, de pensarnos de manera colectiva saltando las vallas de los individualismos, de hacernos cargo. Es ineludible mencionar los lugares desde los que hablamos y actuamos porque no hay expresión ni reclamo que no esté construido políticamente, y ese fue el legado y posicionamiento a partir del que recordamos a Néstor Kirchner después de seis años de su partida.

Es por lo anterior, que es preocupante el endeudamiento que ha tomado este nuevo gobierno durante los últimos meses, con la mirada distraída y cómplice de muchos medios de comunicación. El Banco Central, en manos de Federico Sturzenegger, duplicó la emisión de bonos Lebac a una cifra aproximada a los 700.000 millones con el fin de bajar la inflación y absorber los pesos que sobran en el mercado. Esta baja inflacionaria, que no constituye otra cosa que una toma de deuda por parte del pueblo, constituye en palabras del gobierno actual una excusa para el congelamiento de paritarias –que a la vez no reconoce el deterioro de la calidad de los trabajadores por el incremento de las tarifas y el aumento de los precios que sigue permaneciendo-. De la misma manera, el Tesoro colocó en el mercado local Bonos del Tesoro y Letras del Tesoro en Dólares, ante los que los inversionistas no tardaron en responder por las altas tasas de interés. A este ritmo la deuda pública alcanzará el 35 por ciento del PBI en el 2019.

Es notable el silencio de los medios de comunicación sobre este tema que nos compromete. Sin embargo las voces extranjeras de los organismos de crédito vuelven a ser aquellas legitimadas para evaluar el rumbo del país. No es más que coherente que Alejandro Werner, responsable del Hemisferio Occidental ante el FMI, exprese su visión positiva de lo que está ocurriendo en la Argentina después de haber demostrado su rechazo ante las políticas del kirchnerismo por entender el fortalecimiento del Estado como mero índice de gasto público, como si los numeritos no reflejaran otra cosa que la vida de la gente.

No tardará en llegar el momento en el que debamos hacernos cargo, como Pueblo argentino, de la deuda que se ha tomado para construir un estado económico ficticio, y como nos has pasado en diferentes momentos históricos. Una deuda que no se invirtió en una capitalización que permita hacerle frente. A la par, la debilidad de las políticas públicas que le quitan solidez al Estado dejan sin sostén a los trabajadores para privilegiar a quienes han tenido históricamente ventajas comparativas –la riqueza para unos pocos del sector-  tal como lo expresa el texto del Presupuesto nacional y en la provincia de Buenos Aires.

Como ciudadano, como compañero, como militante, vuelvo a tomar el compromiso tal como Néstor Kirchner lo asumió, con el fin de articular las demandas de la sociedad y reclamar por la soberanía que hoy, nuevamente, está a la venta en el mercado extranjero.