El legislador Provincial Ruben Darío Golía recuerda a Evita, «bandera del pueblo».

11204426_575119379258109_1543075507251095917_nEl legislador provincial, Dr. Rubén Darío Golía, recuerda a Eva Duarte de Perón en el día de su nacimiento, 7 de mayo de 1919. El pueblo necesita del diálogo con sus gobernantes, de representantes que se sensibilicen ante sus esperanzas, puesto que ello posibilita un verdadero gobierno del Pueblo. Evita, construyó junto a Perón este puente con los trabajadores, los más humildes, los descamisados y excluidos de los hasta entonces poderes de la oligarquía que no los reconocían como sujetos de derecho. Evita es una bandera puesto que su lucha continúa. Una bandera que recuerda los valores para pensar a la sociedad desde la política y que alza la simbolización de lo que representa.
Evita fue aclamada por los más pobres a los que le otorgó su reconocimiento, Evita fue aplaudida por las mujeres en las que vio la capacidad de asumir una postura política, Evita estuvo en el pensamiento de la oligarquía que se encontró con la justicia social, Evita es parte del peronismo que también se construyó sobre su sensibilidad, Evita es admirada por los jóvenes que vieron en ella la importancia de la rebeldía, Evita es una forma de pensar la política en nuestra sociedad y en el mundo. Evita es una bandera.
“Todo lo que se opone al pueblo me indigna hasta los límites extremos de mi rebeldía y de mis odios, pero Dios sabe también que nunca he odiado a nadie por sí mismo, ni he combatido a nadie con maldad, sino por defender a mi pueblo, a mis obreros, a mis mujeres, a mis pobres «grasitas» a quienes nadie defendió jamás con más sinceridad que Perón y con más ardor que Evita […] Yo, nací en el pueblo y sufrí en el pueblo. Tengo carne, alma y sangre del pueblo. No podía hacer otra cosa que entregarme a mi pueblo. Si muriese antes que Perón, quisiera que esta voluntad mía, la última y definitiva de mi vida, sea leída en acto público en la Plaza de Mayo, en la Plaza del 17 de Octubre, ante mis queridos descamisados”(Eva Perón – Mi mensaje).
Las políticas implementadas en Argentina a partir del 2003, para permitir igualar las oportunidades de la ciudadanía, han significado la recuperación del Estado tras el vaciamiento producto de las privatizaciones y la destrucción de los lazos sociales, al punto de que han sido reconocidas por organismos internacionales como el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Estas políticas, volvieron a hacer presente el principio peronista que afirma que “donde existe una necesidad, nace un derecho”. Sin embargo, reconocer los derechos no sólo implica otorgarles existencia discursiva, sino entidad real y concreta en las prácticas de vida de la gente. Es por ello que el Estado ha venido ejecutando medidas para coadyuvar a su concreción así como también debe seguir orientando la búsqueda de acciones que reviertan problemáticas que se presentan en los contextos en los que intervenimos.
“El enemigo acecha. No perdona jamás que un argentino, que un hombre de bien, el general Perón, esté trabajando por el bienestar de su pueblo y por la grandeza de la Patria. Los vendepatrias de dentro, que se venden por cuatro monedas, están también en acecho para dar el golpe en cualquier momento. Pero nosotros somos el pueblo y yo sé que estando el pueblo alerta somos invencibles porque somos la patria misma” (Eva Perón – Discurso del 1ª de mayo de 1952).
Hoy, el Pueblo la recuerda por su participación e involucramiento durante toda su militancia. Por su lucha por los derechos laborales y sociales. Por su compañerismo, y simplemente por haber sido Evita, nuestra Evita. Invito a recordar entonces aquel glorioso 7 de mayo en Los Toldos que nos permitió el privilegio de haber conocido el legado de esta compañera que se ha convertido en protagonista no sólo de los sectores populares, sino de la historia argentina, siendo una vez más la bandera de nuestro Pueblo.