«El pueblo eligió». por el Dr. Rubén Darío Golía

dario-artReforma49“Va a pasar lo que ustedes quieran que pase” expresó ayer la Presidenta, Cristina Fernández de Kirchner en el acto por el aniversario del 25 de mayo, y los resultados de las elecciones primarias en Chaco son prueba de ello. El triunfo de Domingo Peppo por la gobernación chaqueña por el 60 por ciento de los votos aproximadamente, y de Jorge Capitanich por la intendencia de Resistencia por más del 50 por ciento -ambos bajo el proyecto del Frente para la Victoria-, marcan la continuación de un modelo provincial y un pedido de cambio de rumbo en Resistencia, que venía siendo un bastión radical.
La elección por la continuidad del modelo político que actualmente gobierna la Provincia, ante la oportunista alianza que el radicalismo construyó con el PRO y el massismo en el Frente Vamos Chaco liderado por Aída Ayala –actual intendenta de Resistencia-, dejó en claro una vez más que en el interior de nuestro país existe gran parte de la sociedad que se ha sentido reconocida e interpelada por esta propuesta de país. A esto debemos sumarle una participación del 7050 por ciento del padrón electoral que da cuenta de que no se trata de la elección de un sector social ni concentrada en las grandes urbes, sino que representa la totalidad del territorio y que existe un proyecto que responde de manera transversal las expectativas de la sociedad chaqueña.
Por lo tanto se pretende seguir trabajando para alcanzar una sociedad con los principios de igualdad y justicia por lo que venimos dando pelea desde el 2003. Nuestro país ya no se define exclusivamente por la mirada unitaria que generan los medios hegemónicos de comunicación, sino que existen voces que en esta oportunidad se han expresado a través de las urnas, siendo ellas las únicas “verdades” que el gobierno debe escuchar y el Estado atender; de lo contrario la política sólo resulta una herramienta para los sectores del poder.
En esta oportunidad, vuelvo a estar orgulloso de la ciudadanía que hemos construido, principalmente a partir de un proceso democrático que ya alcanzó más de 30 años interrumpidos y en el que la sociedad se ha organizado, ha elaborado consignas y reclamos, y ha manifestado a su gobierno su voluntad.